Campanas de Libertad

Honeste vivere, alterum non laedere, suum cuique tribuere.

29 enero 2007

Eutanasia selectiva

Se les llena la boca hablando de muerte digna, del derecho sobre nuestro cuerpo, en definitiva, de evitar el dolor a toda costa, incluso eliminando vidas con un veneno letal.

Recientemente hemos tenido en Alicante el dramático caso de Madeleine, que padecía esclerosis lateral amiotrófica desde 2001; sin duda una patología difícil de sobrellevar sin la ayuda física y el apoyo moral de familia y amigos. Y seguramente agravada por otra dolencia que padece el pensamiento de la sociedad actual: la desesperanza, la desilusión, el hastío de vivir y la falta de fe.

Es muy difícil ponerse en la piel, introducirse en la conciencia de una mujer tan desesperada como para desear la muerte. Y mucho más complejo es el pretender juzgarla por aquello que hizo siendo conocedores de los dañinos efectos de su enfermedad; no es lo que pretendo con estas letras, bastante desgracia tienen ya aquellos que han perdido el gusto por la vida. Pero lo que sí es seguro y hasta demostrable médicamente por cualquier psicólogo experto en la materia, es que lo último que necesitaba esta pobre señora era que llegaran tres “héroes de la eutanasia” a proponerle que se suicidara. Eso es de sentido común.

Bajo la excusa de la legalización, y dentro de una campaña política para crear un debate artificial a favor de la eutanasia activa, la asociación Derecho a Morir Dignamente se dedica a ir por hospitales y residencias de enfermos terminales promoviendo la rendición, ayudando al suicidio y facilitando los trámites, es decir, el cianuro para que el enfermo se quite la vida.

¿No sería mejor ayudar a esa persona a sobrellevar su dolor? Hablan de dignidad. ¿Acaso no es más digno estar al lado de los enfermos dándoles cariño que suministrarles el veneno de la desilusión?

Según ha denunciado ante un Juzgado de Alicante Domingo Biver, hijo de Madeleine, tres individuos vieron morir a su madre. Tres voluntarios de la citada asociación que nunca se habían preocupado de cuidarla, de medicarla, de acompañarla a las consultas médicas. Ni siquiera tuvieron el valor de hablar antes con la familia. Tres personajes que aparecieron por allí, vestidos de muerte, portando su guadaña, a llevarse la vida de una mujer a la que, eso sí, antes ya se habían ocupado de hundir en el desánimo.

No es la primera vez que ocurre algo así en España. El conocido caso de Ramón Sampedro que la progresía tanto ha subvencionado para poder inculcar su pensamiento materialista pro-eutanasia hasta en la pantalla grande. El caso del tetrapléjico llevado al cine por Amenábar fue muy parecido al de Madeleine, pero mucho más politizado y mediatizado, si cabe. También una persona que venía de fuera de la vida de Ramón Sampedro fue la que aceleró la desesperación del enfermo y sin contar con la familia le facilitó el mortal cianuro. Ramona Maneiro también fue una enviada de la asociación Derecho a Morir Dignamente.

Ramona Maneiro, qué buena gente. Promoviendo el suicidio en los programas del corazón; ganando dinero con el dolor ajeno, con el sufrimiento de Sampedro y de sus seres queridos. Dicen que quería ayudarle a que no sufriera más, y la única solución que propone la progresía es el cianuro. Ramona Maneiro fue la mujer que lo envenenó, conocía a Sampedro hacía sólo dos meses –sesenta días-. Compró el cianuro y se lo dio a beber con una pajita. En la agonía de “su amado Ramón” no pudo soportar verlo estremecerse y babear: huyó al aseo. Le abandonó en los más aciagos minutos de su vida. Le dejó morir sólo, convulsionándose ante una cámara de video. La familia la denunció por asesinato.

Manuela Sanlés es la cuñada de Ramón, lo cuidó y mimó durante treinta largos años, le quería como a un hijo, en cierta ocasión declaró que “si la eutanasia se hubiese aprobado Ramón seguiría vivo… Él pensaba en la eutanasia por si algún día se encontraba muy mal, solo y abandonado, sin poder valerse… pero no le hubiese gustado morir como murió”. Todo estaba preparado y mediatizado para hacer campaña progre pro-eutanasia, interesaba que muriera.

Madeleine. Ramón Sampedro. Que Dios perdone su falta de fe. Que Dios perdone a aquellos que, primero los hundieron en la desesperanza y, después, les ayudaron a suicidarse. Que Dios me perdone a mí por lo que voy a escribir a continuación, pues no pretendo hacer ninguna comparación personal entre estos dos pobres enfermos fallecidos y el asesino Ignacio De Juana Chaos.

El gobierno actual ha intentado excarcelarlo en diferentes ocasiones. Este conocido etarra que, según dicen, es un dialogante hombre de paz, ha matado a veinticinco personas que, por supuesto, no querían morir. Este sujeto fue el que escribió aquello de "me encanta ver las caras desencajadas de los familiares en los funerales. Aquí, en la cárcel, sus lloros son nuestras sonrisas y acabaremos a carcajada limpia. Esta última acción de Sevilla ha sido perfecta; con ella, ya he comido para todo el mes". Se refería al llanto de los tres hijos –huérfanos- del matrimonio Jiménez Becerril.

Resulta que el señor está en huelga de hambre, parece que así va a conseguir que su Euskadi sea independiente y que el mal llamado proceso de paz del maquiavélico Zapatero siga adelante.

Día tras día nos llenan los telediarios con el sufrimiento de ese pobrecito hombre cuya vida corre peligro en un hospital de Madrid. Toda la progresía en pie para poder salvarle la vida a esta bellísima persona que –dicen- no merece morir en prisión.

¿Por qué no le envían a la señora Ramona? ¿No dicen que no quiere comer? ¿No nos han explicado que se arranca las vías que lo alimentan por vena porque no quiere vivir? ¿Los mismos señores que defienden la “muerte digna” quieren salvársela a este elemento? Si él quiere morirse, ¿por qué no respetáis su decisión? Podríais mandarle a Ramona, o a los tres individuos que acabaron con Madeleine. Mejor todavía, seguro que alguno de los familiares de esos veinticinco asesinados por De Juana Chaos quiere ayudarle a morir dignamente.

Pero qué poca coherencia de ideas tiene la progresía española. A los más indefensos, los niños no nacidos, los eliminan dentro del seno materno. A los más necesitados de amor, los enfermos terminales, les animan a suicidarse desesperados. Y a este sangriento asesino que quiere morirse, le quieren salvar la vida y sacarlo de la cárcel.

Ramón Sampedro necesitaba salir de aquella habitación en la que él mismo se enclaustró, enfermos más graves que él salen a la calle a diario conduciendo su propia silla de ruedas, merecía vivir dignamente. Madeleine necesitaba el ánimo y el cariño que la ayudara en su trágica enfermedad a vivir sus últimos años con el amor y compañía de sus seres más queridos. Ignacio De Juana Chaos también es una persona, merece vivir y necesita tiempo para poder arrepentirse, para limpiar de sus manos la sangre de esas veinticinco personas.

Es más, ojala viviera los 3000 años que dura su condena para que, desde su celda, disponga del tiempo suficiente para pedir perdón.

¡Que viva De Juana Chaos! ¡Que viva por muchos años! En la cárcel.

Raúl Sempere Durá · enero de 2007








Artículo publicado en Periodismo Católico, en el Diario Hispanidad, en Debate 21 y en Valencia Liberal.

Etiquetas:

4 Comments:

  • At 30/1/07 15:24, Anonymous Lucila I. Rodríguez said…

    chapeau que diria aquél,

     
  • At 2/9/07 00:18, Anonymous Anónimo said…

    mi nombre no importa pues soy un jodido numero mas, hace un año me diagnosticaron esclerosis lateral amiotrafica, y la solucion que me dan lo medicos es que no hay cura, que voy a ir perdiendo mi vida hasta llegar a la muerte:

    te pongo 2 caminos estar tirado en una maldita cama, sin poder hablar moverte y ver que dia a dia es un infierno, o terminar tu sufrimiento de una manera racional e indolora.

    apoyo y realizare la eutanasia cuando llegue a un estado deplorable de esta enfermedad.

    nadie sabe de el video hasta que no esta en el

     
  • At 3/9/07 09:04, Anonymous Lucila I. Rodríguez said…

    Hola Anónimo!
    Con éso de que eres un número ya no lo enfocas bien... Los números ni sienten ni padecen ni se comunican.
    Ya sé que es difícil salir del pozo, sin embargo, sé que se puede (mi vídeo no te lo paso porque no voy a entrar en el concuerso de lamentaciones y del "a mi me duele más"), pero te voy a decir que con esos pensamientos tan negativos, el infierno se lo crea uno mismo y de paso amarga a los amigos, familiares y otras personas que tenemos alrededor que nos quieren y acabamos rodeados de personas que por no oirnos nos dan la razón y ya tenemos un pescado mordiéndose la cola. No dejes que el pesimismo te quite las ganas de seguir adelante, se puede conservar la alegria y el buen humor aún en la peor de las circunstancias, pero eso sólo depende de ti. Ánimos y al toro!
    Con cariño,

     
  • At 5/9/07 19:28, Anonymous Doctor Lázaro said…

    Querido anónimo:
    Me ha impresionado tu mensaje. Creo que tu nombre sí importa. A mí siempre me han importado los nombres de mis enfermos de esclerosis lateral. Nunca los he considerado un número más, tampoco a sus cuidadores y familiares.
    Desde el anonimato es muy difícil que se le pueda ayudar a uno. Puedes contactar con ADELA en España que es una asociación que ha ayudado a muchos enfermos y familias, si no hay esta asociación en tu población puedes
    recurrir a la Asociación de familiares de enfermos de Alzheimer, que tienen una red más desarrollada o a Caritas. Si eres de otro país, tendría que investigar un poco.
    Muchos enfermos de ELA pasan por una fase dura y descubren después lo mejor de la vida, la amistad... Está muy bien recogido en algunos libros: Martes con mi viejo profesor, Soy Caty Salom...
    Espero ser útil.

     

Publicar un comentario

<< Home